titulo_tema2a

 

tematica3_descargar_pdf


El sistema internacional de protección de los derechos humanos ha creado una serie de mecanismos dirigidos específicamente a velar por el cumplimiento de los derechos de las mujeres:

Comité para la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer


El artículo 17 de la CEDAW estableció el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer con la finalidad de examinar los progresos realizados en la aplicación de la Convención por parte de los Estados signatarios. El Comité está integrado por 23 expertas, elegidas por sufragio secreto de una lista de personas propuestas por los Estados Partes, que desempeñan el cargo a título personal y no como representantes de sus países de origen.

Cada cuatro años los Estados deben presentar ante el Comité de la CEDAW un informe detallando las medidas legislativas, judiciales, administrativas o de cualquier otra índole que hayan adoptado para hacer efectivas las disposiciones de la Convención. Las organizaciones no gubernamentales pueden también entregar al Comité un informe sombra o paralelo. Después de examinar estos informes y reunirse con representantes gubernamentales, el Comité emite sus conclusiones y recomendaciones en un documento conocido como “Observaciones finales”.

Hasta el año 2000 el Comité sólo contemplaba este mecanismo de informes periódicos, pero no estaba facultado para recibir denuncias ni iniciar investigaciones. Para superar esta limitante, el movimiento de mujeres demandó desde principios de los años 90 que se dotara a la Convención de un Protocolo Facultativo, el cual fue aprobado en octubre de 1999, entrando en vigor en diciembre de 2000.

El Protocolo Facultativo de la CEDAW, introduce el procedimiento de peticiones o comunicaciones individuales, por medio del cual cualquier víctima, “personas o grupos de personas”, puede presentar al Comité quejas por una violación de sus derechos, que resulte de una acción u omisión del Estado parte. El Protocolo faculta además al Comité para iniciar investigaciones sobre violaciones graves o sistemáticas de los derechos de la mujer en un Estado parte, y equipara la CEDAW con otros tratados internacionales de derechos humanos. Sin embargo, al ser opcional, los Estados pueden no ratificarlo. Incluso aquellos Estados que lo ratifiquen pueden formular reservas a los procedimientos de comunicación e investigación. Ver más


Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia “Convención de Belem do Pará (MESECVI)


La Convención de Belem do Pará estableció que los Estados Parte deben presentar a la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) informes sobre las medidas legales y administrativas que han adoptado para cumplir con lo establecido en la Convención. Y otorgó a la CIM el derecho a recurrir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para obtener una opinión consultiva, en caso de controversia con la legislación nacional en materia de violencia contra las mujeres. Se establecieron también mecanismos de denuncia, para que cualquier persona, grupo de personas u organización no gubernamental, pueda presentar denuncias o quejas de violación a la Comisión lnteramericana de Derechos Humanos.

En octubre de 2004 la Organización de Estados Americanos creó el Mecanismo de Seguimiento de la Convención contra la Violencia (MESECVI) con el fin de dar seguimiento a los compromisos asumidos por los países parte y analizar la forma en que están siendo implementados; Promover la implementación de la Convención y; establecer un sistema de cooperación técnica entre los países que han suscrito la Convención, el cual estará abierto a otros países miembros y observadores permanentes.

El MESECVI está conformado por los 32 Estados parte de la Convención, y cuenta con dos órganos: la Conferencia de los Estados parte, que es un órgano político integrado por representantes de los Estados, y el Comité de Expertas en Violencia (CEVI), que es un órgano técnico integrado por expertas nombradas por los gobiernos pero que ejercen su función a título personal y de manera independiente. Ver más


Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer

En cumplimiento de la decisión adoptada en la Conferencia Mundial de Derechos Humanos (Viena, 1993), la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones nombró en 1994 a la primera Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer con el mandato de:

  • Informar a la Comisión de Derechos Humanos sobre la situación de violencia contra la mujer en todas las partes del mundo, sus causas y consecuencias.
  • Recomendar medidas a nivel nacional, regional e internacional para eliminar la violencia contra la mujer y sus causas, y para remediar sus consecuencias, en plena conformidad con las normas del derecho internacional de los derechos humanos, y en particular de los derechos de la mujer.
  • Trabajar con otros relatores, grupos de trabajo de la Comisión y órganos creados en virtud de tratados para que estos incluyan de forma sistemática en sus informes la información disponible sobre violaciones de derechos humanos que afecten a la mujer.

Los métodos de trabajo de la Relatora incluyen: (i) recepción de quejas por violaciones a los derechos de las mujeres, (ii) visitas a los países y presentación de informes de misión ante la Comisión de Derechos Humanos y (iii) elaboración de investigaciones sobre temas específicos relativos a la violencia contra las mujeres. Ver más

Representante Especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos

La Resolución 1820 adoptada en junio de 2008 reconoce que la violencia sexual en los conflictos es una cuestión de seguridad por sí sola, vinculada a la reconciliación y a una paz duradera. Esta Resolución faculta al Consejo de Seguridad para adoptar las medidas comprendidas en el capítulo VII en relación con violaciones graves de los derechos de las mujeres en situaciones de conflicto.

Como continuación de la Resolución 1820, el 30 de septiembre de 2009 el Consejo de Seguridad adoptó la Resolución 1888, que refuerza el papel del Sistema de Naciones Unidas como defensor de la cuestión de la violencia contra las mujeres en situaciones de conflicto y postconflicto, a través del establecimiento de un Representante Especial ad hoc del Secretario General de las Naciones Unidas. El objetivo de esta nueva figura consiste en:

  • Aportar un liderazgo coherente y estratégico;
  • Colaborar efectivamente para reforzar los mecanismos de coordinación existentes en las Naciones Unidas;
  • Hacer gestiones ante los gobiernos, incluidos sus representantes militares y judiciales, así como todas las partes en conflictos armados y la sociedad civil, para afrontar, tanto en la sede como en los países, la violencia sexual en los conflictos armados, promoviendo al mismo tiempo la cooperación y la coordinación de esfuerzos entre todas las partes interesadas, fundamentalmente por medio de la iniciativa interinstitucional “Campaña de las Naciones Unidas contra la Violencia Sexual en los Conflictos”.

Margot Wallström fue designada el 1 de abril de 2010 como Representante Especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos. En cumplimiento de su responsabilidad, que tendrá un mandato de dos años, investigará las violaciones y otros abusos contra las mujeres en los conflictos armados, y hará las recomendaciones pertinentes al Consejo de Seguridad. Asimismo, coordinará la labor de las diversas agencias de la ONU en este terreno, abogará a favor de las víctimas, incidirá para que los líderes políticos presten una mayor atención a este crimen y desarrollará medidas para acabar con la impunidad que rodea este delito. Ver más

 

Relatoría especial sobre la trata de personas, especialmente las mujeres y los niños

La Comisión de Derechos Humanos adoptó en su 60° período de sesiones la decisión 2004/110 mediante la que decidió nombrar, por un período de tres años, un Relator Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños, para ocuparse de los aspectos de derechos humanos de las víctimas de la trata de personas. La figura del Relator Especial debe presentar informes anuales a la Comisión, y hacer recomendaciones sobre las medidas necesarias para defender y proteger los derechos humanos de las víctimas. Asimismo debe cooperar plenamente con otros relatores especiales, particularmente con el Relator Especial sobre la violencia contra la las mujeres. La Comisión pidió además al Relator Especial que cooperara con los órganos pertinentes de las Naciones Unidas, las organizaciones regionales y las víctimas y sus representantes.

El 18 de junio de 2008, el Consejo de Derechos Humanos prorrogó el mandato del Relator Especial por un período de tres años. Las funciones principales del Relator Especial son:

  • Adoptar medidas en relación con violaciones cometidas contra víctimas de la trata de personas y en situaciones en las que no se han protegido sus derechos humanos.
  • Realiza visitas a países a fin de examinar la situación in situ y formula recomendaciones que permitan prevenir y/o combatir la trata de personas y proteger los derechos humanos de sus víctimas en países y/o regiones específicas.
  • Presenta informes anuales sobre las actividades relacionadas con su mandato. Ver más

Relatoría sobre los Derechos de la Mujer de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos creó, en 1994, la Relatoría sobre los Derechos de la Mujer para asegurar el pleno respeto y la garantía de los derechos de la mujer en cada uno de los Estados miembros.  La Relatoría tiene como mandato principal analizar en qué medida la legislación y la práctica de los Estados miembros, cumplen con las obligaciones generales de igualdad y no discriminación establecidas en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Desde que se creó la Relatoría, la Comisión analiza específicamente la situación de los derechos de la mujer durante visitas in situ, es decir, desplazándose a los países en los que existe alguna situación que atenta contra los mismos. Posteriormente, el análisis de situación y las recomendaciones de la Relatoría se incluyen en un capítulo específico dedicado a los derechos de las mujeres de los informes de país. Ver más


Red de Defensorías de las Mujeres de la Federación Iberoamericana de Ombudsman

Esta Red de coordinación y fortalecimiento para la promoción y protección de los derechos humanos de las mujeres, fue creada en 1996 por algunas mujeres que representaban a las Defensorías de varios países latinoamericanos. En el congreso de Toledo de 1997, la red fue incorporada como un órgano en la Federación Iberoamericana de Ombudsman (FIO).

La Red no solo es un espacio de intercambio de experiencias, sino un medio para mejorar y fortalecer el trabajo dentro de las propias Defensorías del Pueblo y, sobre todo, debe ser un instrumento que proponga cambios que eliminen los factores de exclusión que afectan a millones de mujeres en Latinoamérica. Así, las funciones de la Red incluyen desde proponer políticas, estrategias y programas legales y sociales, hasta elaborar metodologías. Ver más

 



tematica3_ver_bibliografia

 

callejero

• Quiénes somos• Contáctanos• Regístrate• Boletín• Mapa del sitio
 
| ¡síguenos en las redes!
2006-2014 © Todos los derechos reservados
Se permite la reproducción total o parcial de los contenidos de este portal, citando la fuente