alt
alt
Ciudades seguras Ir a nota principal


Por Sandra Chaher

La violencia de género padecida por las mujeres genera temores que suelen ser resueltos de diversas formas. Una consecuencia del miedo es la limitación de recorridos y actividades. Diversos programas que se pusieron en práctica en América Latina y en el mundo en los últimos años buscan hacer de las ciudades ámbitos amigables para las mujeres e incluir la violencia de género dentro de la problemática de la seguridad ciudadana.

La temática se inició en la región en el año 2003 con estudios en distintas ciudades sobre la seguridad y las mujeres, y a partir del 2005 comenzó a desarrollarse el Programa Regional Latinoamericano Ciudades sin Violencia para las Mujeres Ciudades Seguras para [email protected], que se implementa en distintos países y ciudades” explica Ana Falu, directora del Instituto de Vivienda y Habitat de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina) y directora regional de UNIFEM para la Región Andina y Brasil y Países del Cono Sur entre 2002 y 2009. Desde ese cargo, Falú dio impulso al programa Ciudades Sin Violencia que se desarrolló en Rosario (Argentina), Talca (Chile), Lima (Perú), Bogotá (Colombia), San Salvador (El Salvador), Ciudad de Guatemala (Guatemala) y Recife (Brasil). A la vez, desde el año 2009, el Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM- hoy parte de ONU Mujer), impulsó el Programa Ciudades Seguras para Mujeres y Niñas, de carácter global, que reúne a otras seis ciudades del mundo: El Cairo (Egipto), Delhi (India), Quito (Ecuador), Port Moresby (Nueva Guinea), Almaty (Kasajistán) y Kigali (Ruanda).

Consultada sobre los logros de estos programas, Falú señala, entre otros, el Protocolo de Violencia Pública hacia las Mujeres, adoptado por la Guardia Urbana Municipal de la Ciudad de Rosario (Argentina); los Consejos de Seguridad de Mujeres en Municipios como Usaquén, en Bogotá (Colombia); la conformación de redes de mujeres promotoras de ciudades seguras; la capacitación en derechos humanos y en violencia contra las mujeres entre los choferes del transporte público en Delhi (India); y el transporte seguro para mujeres en la Ciudad de México.

- ¿Cuáles de las estrategias puestas en práctica desde el programa resultaron más satisfactorias?

- La de articulación de actores en todos los casos. Los resultados promisorios cuentan con el componente del “reconocimiento” de las mujeres como actoras sociales necesarias en los procesos de consolidación de la seguridad ciudadana y la no violencia; así como la articulación de actores no gubernamentales, gubernamentales, multilaterales y comunitarios.

- ¿Qué desafíos se plantean hacia el futuro en este programa?

- Avanzar en colocar en las agendas de seguridad la perspectiva de género, la necesidad de entender que la seguridad no es un campo neutro, que tiene diferencias de sexo, de edades, de territorios, y socio-económicas, para mencionar las más relevantes. Estas agendas están avanzando en el compromiso, sin embargo el mismo aún es tímido y demanda de voluntad política, recursos y acción política.

 

 

 

 

 

 

 

Más seguridad en el DF

El programa Viajemos Seguras en el Transporte Público de la Ciudad de México surgió con el objetivo de prevenir y sancionar el abuso sexual contra las mujeres. Se trata de una iniciativa conjunta entre más de diez organismos gubernamentales, sistemas de transporte y redes ciudadanas, que opera sobre todo el sistema de transporte público de la ciudad a través de unidades exclusivas para mujeres y separación de mujeres y varones en diferentes vagones en horarios pico.

A la vez, se instalaron Módulos de Atención a Víctimas por Abuso Sexual en las estaciones de transporte subterráneo más importantes, en las que las víctimas reciben atención en momentos de crisis y asesoría jurídica, y son derivadas judicialmente si es necesario. Entre enero del 2008 y el 31 de agosto del 2010 fueron atendidos en estos módulos 820 casos, de los cuales 734 (90%) fueron por abuso sexual; y el 95% de las víctimas fueron mujeres, mientras que el 100% de los “posibles victimarios” fueron hombres.

alt