titulo_tema2a

 

tematica2_descargar_pdf

La economía es neutral al género. Este argumento persiste todavía hoy en las visiones dominantes en el análisis y políticas económicas, a pesar de los aportes que desde los años 90 las economistas feministas han hecho para mostrar los vínculos sistémicos entre género y economía.

La subordinación económica de las mujeres y las desigualdades económicas consecuentes se asientan en la persistente división sexual del trabajo, que se instaló durante la revolución industrial: la asignación del trabajo productivo –y remunerado- en el ámbito público a los hombres y del trabajo reproductivo –y no remunerado- en el ámbito privado a las mujeres.

La llegada masiva de las mujeres al mercado laboral en las últimas décadas sin haberse producido un reparto equitativo de las tareas y responsabilidades reproductivas (cuidado de las familias y el hogar) entre hombres y mujeres coloca a las mujeres en una situación de desventaja permanente en el mismo. Los efectos: discriminación salarial, segregación ocupacional y las dobles y triples cargas de trabajo para cubrir las necesidades del entorno laboral y familiar, pero también en una mayor situación de vulnerabilidad antes las crisis y los efectos negativos de la globalización.

Superar esto pasa por transformar la organización laboral y del cuidado de nuestras sociedades en aras de una verdadera corresponsabilidad social y familiar, donde se materialice el derecho a cuidar y ser cuidado. Pasa por instaurar modelos económicos de crecimiento sostenible que coloquen las necesidades de hombres y mujeres en el centro del desarrollo, que reconozcan y valoren el aporte de unas y otros, y garanticen igualdad de oportunidades en el acceso y control de los recursos y de los beneficios del desarrollo.

Hacer esto posible requiere de un fuerte compromiso por parte de los gobiernos, en la línea de los acuerdos alcanzados en el Consenso de Quito en 2007 y el Consenso de Brasilia en 2010. El reconocimiento del valor social y económico del trabajo no remunerado, la equiparación en la legislación laboral del trabajo de las empleadas domésticas que en muchos países viven en condiciones de casi esclavitud y la asunción por parte del Estado, de las empresas, pero también de los hombres, de su responsabilidad en las tareas de cuidado son algunos de los desafíos que enfrenta la región. A esta lista se suma la urgencia de desarrollar políticas económicas, laborales y de seguridad social con enfoque de género que permitan eliminar las brechas (salariales y ocupacionales, la falta de acceso a la tierra y los recursos naturales) que mantienen en desventaja económica a las mujeres.

Si quieres conocer más, hemos organizado este tema en las siguientes secciones:

Trabajo y empleo
Globalización, desarrollo y género
Conciliación y protección social
Presupuestos y política fiscal
Género y Crisis

Qué está haciendo el PNUD

La Reducción de la pobreza y las desigualdades y el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio es una de las cuatro áreas de trabajo del PNUD. La Estrategia de Igualdad de Género 2008-2011 “Empoderadas e iguales” plantea el enfoque de trabajo en esta área y las principales metas en este periodo, haz click aquí.

En América Latina y el Caribe, el PNUD ha planteado como una prioridad el fortalecimiento de capacidades de gobiernos para el desarrollo de políticas sociales y económicas que reduzcan la pobreza y la desigualdad y promuevan la inclusión, particularmente para los grupos excluidos, y específicamente el análisis de la articulación entre mercado laboral y economía del cuidado. Esto se concreta en el trabajo que se está haciendo en los diferentes países y a nivel regional.

Visita nuestro mapa de iniciativas para ver los proyectos que se están llevando a cabo en este tema en los diferentes países, haz click aquí.

A nivel regional, el Área Práctica de Género del PNUD está enfocando sus esfuerzos a fortalecer las capacidades nacionales para transversalizar la perspectiva de género en las políticas sociales y económicas y planes nacionales de desarrollo, así como en los mecanismos y sistemas institucionales de implementación. Y está desarrollando las siguientes líneas de trabajo:

Este informe es el resultado de una iniciativa conjunta entre OIT, PNUD y ONU MUJERES y pretende contribuir al debate y a la reflexión de los modelos de seguridad social en la región así como a una mayor investigación y análisis en torno a sus marcos de referencia, metodologías y aplicación práctica, desde la perspectiva de la igualdad de género. Desde este enfoque se espera que los modelos respondan a los derechos económicos, sociales y culturales que de forma individual deben tener garantizados todos los ciudadanos y ciudadanas.

Resumen Ejecutivo en Español

Executive Summary in English

patio_de_luces Este segundo cuaderno de la serie “Atando cabos, Deshaciendo nudos” presenta la reflexión de la economista argentina Valeria Esquivel. El documento clarifica conceptualmente la economía del cuidado, a través de un análisis de su evolución teórica en la literatura sajona y los modos en que se ha utilizado y entendido en la región latinoamericana donde las marcas de la pobreza y la inequidad de ingresos, la segmentación del mercado de trabajo y la fragmentación de las políticas sociales son evidentes.

 

mapa_de_iniciativas_2 patio_de_luces mapa_participacion_politica audiovisual


tematica2_ver_bibliografia

 

callejero

• Quiénes somos• Contáctanos• Regístrate• Boletín• Mapa del sitio
 
| ¡síguenos en las redes!
2006-2014 © Todos los derechos reservados
Se permite la reproducción total o parcial de los contenidos de este portal, citando la fuente