El Informe sobre Desarrollo Humano 1995 señala que: “sólo es posible hablar de verdadero desarrollo cuando todos los seres humanos, hombres y mujeres, tienen la posibilidad de disfrutar de los mismos derechos y opciones”. Desde este punto de vista queda claro que para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la equidad entre los géneros es un pre requisito del desarrollo y una cuestión fundamental para avanzar en la igualdad de género, la realización de los derechos humanos y la justicia social.

En la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing en 1995, los gobiernos participantes y las Agencias del Sistema de Naciones Unidas asumieron el compromiso de promover los derechos de las mujeres y la igualdad de género y adoptaron el "Gender mainstreaming" como la estrategia más adecuada para este fin. A partir de este momento,  se convirtió en parte integral del mandato del PNUD como eje transversal del desarrollo humano y de su Estrategia Global para la Igualdad de Género (2008-2013).

En este marco las oficinas del PNUD en Latinoamérica y el Caribe han impulsado diferentes esfuerzos con el fin de cumplir este mandato, abordando diferentes temas desde una perspectiva de género y a través de múltiples proyectos se ha logrado avanzar en la realización de los Derechos de las Mujeres y en el cumplimiento del ODM 3 de “Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de las mujeres". Este mapa es un reflejo de las iniciativas y proyectos desarrollados.