Firma Invitada

 

Hacia un modelo Latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género

 

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) y ONU Mujeres publicarán, a inicios del 2014, el Modelo de Protocolo Latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género (femicidios/feminicidios). Este protocolo destinado a ser aplicado en toda la región de América Latina de habla hispana es el resultado de más de dos años de trabajo en el que han participado expertos y expertas en diversas áreas.


The United Nations High Commissioner for Human Rights (OHCHR) and UN Women will publish at the beginning of 2014, the Latin American Model Protocol for investigating gender-motivated killings of women (femicide /feminicide). This protocol is meant to be applied throughout Spanish speaking Latin America, and is the result of over two years of work involving experts in various fields.

 

 

Redacción | Ciudad de Panamá | 30 de Noviembre 2013

La situación de inseguridad y violencia contra las mujeres es crítica en América Latina con tasas alarmantes de muertes violentas de mujeres por razones de género (tipificada, en algunos países, como feminicidio o femicidio). Estas muertes “son la manifestación extrema de las formas actuales de violencia contra las mujeres (…) No constituyen incidentes aislados que ocurren de repente y de forma inesperada pero representan el último acto que se realiza dentro de un continuum de violencia”[1]. En muchos casos, la muerte de la(s) mujer(es) es precedida o seguida de actos de extrema crueldad (bajo la forma de violencia sexual, tortura, mutilaciones, etc.).

El marco normativo internacional establece obligaciones claras para los Estados a fin de que aborden la violencia contra las mujeres mediante acciones holísticas e integrales. Tienen una obligación general de garantía que deben implementar con la debida diligencia “a fin de prevenir, investigar, y, conforme a la legislación nacional, castigar todo acto de violencia contra la mujer, ya se trate de actos perpetrados por el Estado o por particulares”[2]. Esta obligación implica “para el Estado hacer cambios estructurales que vayan desde la transformación de las relaciones inequitativas de poder entre hombres y mujeres, la desconstrucción de estereotipos sexistas y mitos alrededor de la violencia (…) hasta la definición de políticas públicas que favorezcan el ejercicio y goce de los derechos humanos de las mujeres”[3].

imagen_protocolo

Foto: ONU Mujeres/ ACNUDH

El deber de investigar, sancionar y reparar es particularmente relevante para garantizar una respuesta adecuada del Estado frente a hechos de violencia y tiene “alcances adicionales cuando se trata de una mujer que sufre una muerte, maltrato o afectación a su libertad personal en el marco de un contexto general de violencia contra las mujeres”[4].

Desde el año 2007, en varios países de América Latina, se está desarrollando un proceso de tipificación de las muertes violentas de mujeres por razones de género, bajo la denominación de femicidios o feminicidios o bajo la forma de agravantes penales del delito de homicidio.

En ese marco, ACNUDH y ONU Mujeres decidieron focalizarse sobre la investigación penal como parte de una estrategia de prevención, considerando que luchar contra la impunidad es fundamental para enviar un mensaje a las sociedades de que la violencia contra las mujeres es un crimen que no será tolerado.

El Modelo de Protocolo es un instrumento técnico y práctico destinado a ofrecer a los operadores y a las operadoras de justicia directrices para la investigación penal eficaz de las muertes violentas de mujeres por razones de género, de conformidad con las obligaciones internacionales suscritas por los Estados. Pretende complementar los protocolos ya existentes o en desarrollo, que varios países están diseñando con el objetivo más amplio de prevenir y atender la violencia contra las mujeres o la violencia de género.

El borrador de Modelo de Protocolo ha sido sometido a una serie de reuniones de consultas involucrando expertos y expertas latinoamericanos y europeos de una gama amplia de sectores y especialidades. El texto sido apoyado por el COMMCA, así como por la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP). Ha sido presentado ante la Conferencia de Estados parte de la Convención Belem do Para habiendo tomado nota de este instrumento.



[1] Informe de la Relatora Especial sobre violencia contra las mujeres, sus causas y consecuencias, Rashida Manjoo, A/HRC/20/16, 23 Mayo 2012, pár. 15. (nuestra traducción)

[2] Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas 48/104 del 20 de diciembre de 1993, artículo 4.

[3] ISDEMU, Informe Nacional 2012: Estado y Situación de la Violencia contra las Mujeres en El Salvador, 1ª edición, San Salvador, El Salvador, 2012, pp. 8 y 9.

[4] CIDH, Caso González y otras (“Campo Algodonero”) c. México, Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, § 293.

 

 

callejero

• Quiénes somos• Contáctanos• Regístrate• Boletín• Mapa del sitio
 
| ¡síguenos en las redes!
2006-2014 © Todos los derechos reservados
Se permite la reproducción total o parcial de los contenidos de este portal, citando la fuente